jueves, 19 de agosto de 2010

Ñoquis de calabaza y albahaca rellenos de queso

Hace unos años, venía viajando de mi casa en el interior hacia Buenos Aires, maquinando mi cerebro con "tengo ganas de ñoquis de calabaza, tengo ganas de ñoquis de calabaza" ohhhhmmmm... se había convertido en un mantra insoportable en mi cabeza. Seguramente en algún momento del fin de semana había estado hablando de ñoquis, y fui víctima de mis propias palabras.

La cosa es que cuando llegué, tipo 23hs, no me podía sacar los ñoquis de la cabeza y... obviamente... puse manos a la obra. No sé si tenía todos los ingredientes en mi departamento, o los había traído vía valija desde el campo, pero bueno, la cosa siguió así...

Herví calabaza y después la pise, y la volví a la olla, a seco al fuego, revolviendo para sacar la mayor cantidad de agua posible. Lo ideal es cocinar la calabaza en el horno, porque tiene mucha agua, y sino tenés que usar mucha mucha (si, repito mucha) harina para que se forme "algo". Como yo había hervido la calabaza, tampoco podía poner mucha mucha mucha harina, por lo que decidí sacar la mayor cantidad en el fuego y... aahhhh!!!! Ya les cuento lo que hice!!!! jejejee... No se olviden de salar la calabaza, y prueben el puré que les queda (no pongan ni manteca ni leche! ya me pasó que quisieron ponerle manteca al puré de papas para ñoquis, esta es mi receta, respetadla!).

Mientras se enfría el puré, y se fijan bien qué cazzo estan pasando en la tele, o ponen la música que les gusta. Después necesitamos albahaca, harina 000 (o la que tengan) y queso, alguno medio durito, tipo fontina (picantito, siiii!!!!) o brie, o lo que quieran, la idea es que quede adentro del ñoqui, no???

Y ahora empieza el bailongo, el cariño, la dedicación. Supongo que ya tendrán la calabaza pisada, enfriada y desaguada en un bowl. Tons, sigo. Piqué la albahaca chiquita, no muuuuchooooo, la idea es que se vea y se saboree en el ñoqui, y el queso lo corto en cuadraditos (piensen que eso tiene que estar cubierto con ñoqui, y después adentro de la boca, asique pueden hacerlo más grande para tener que cortar los ñoquis, o más chicos para manducarlos de una).
Al puré que tengo en el bowl le agrego la albahaca y un toque de nuez moscada (este es mi secretito) y lo pruebo (siiiii, saboreen la comida mientras cocinan, sino no es divertido!!!!). Si falta algo, agrego. Y ahora, de a poco, agrego harina. Como va a quedar una pastocha, revuelvo con cuchara, no tiene sentido enchastrarse taaaanto. Pongo harina hasta que se empieza a separar la mezcla de las paredes del bowl y opone resistencia contra la cuchara. Recomiendo no agregar harina, pretendiendo que quede como un ñoqui de papa, porque lo van a tener que cortar con motosierra. Ponemos unas varias placas (léase: plato grande, tartera, pizzera, asadera, mesada, lo que sea!!!) enharinadas a mano, para poner los ñoquis.

Ahora que la pastocha está más o menos firme, a los botes!!!! Mejor dicho... a los ñoquis!!!!

Agarramos algunos de los cuadraditos de queso y los tiramos arriba de la pastocha. Con dos cucharitas de postre iguales (es más fácil si son iguales, sino se las ingenian y chin pum!) agarran un poco de masa con el quesito y van haciendo cucharita contra cucharita (nada de cochinadas, eh?!?!), como formando una bolita, hasta que les queda el quesito envuelto en masa. Esto se llama "quenelle", no tengan miedo, con la práctica sale... y les juro que vale la pena. Y bueno, iba haciendo uno a uno mis ñoquis, los ponía en la placa y los revolcaba un poco por harina, así no se pegan.

Una vez terminados, a la mayor cantidad de agua posible. Apenas flotan, los sacan y les ponen la salsa que quieran, seguramente ese día los hice con manteca y queso, porque terminé de cocinar a la 1 de la mañana.

Los ñoquis que no cociné, los mandé con placa y todo al freezer. Una vez que se convierten en municiones asesinas (de un día para el otro) los sacan de la placa y los embolsan, así no se hace un súper masacote imposible de cocinar, y aparte que pueden ir porcionando a medida que van queriendo comer.

A falta de fotos, vuestra imaginación ya debe estar jugándoles una mala pasada, y si sienten ganas de comer ñoquis, he cumplido mi misión...

Yo también tengo ganas de comer ñoquiiiiiiis!!!!!! Esto es autoboicot!

Besos, espero comentarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada